Guía sobre la teoría de las ondas de Elliot

indicador ondas de Elliot

Guía sobre la teoría de las ondas de Elliot

Es una de las teorías de análisis técnico más populares y, a su vez, controvertidas.

Las ondas de Elliot desarrolladas por Ralph Nelson Elliott se utilizan en todo tipo de mercados para tratar de predecir la evolución de las cotizaciones.

Te explicaré cómo interpretarlas para operar con éxito tanto a corto como a largo plazo, pero antes…

El origen de las ondas de Elliot

Tenemos que remontarnos a los felices años 20 y al crack del 29 para encontrar los orígenes de la teoría de las ondas de Elliott.

El índice americano Dow Jones pasó en cuestión de días de 384 a 195 puntos. Y fue solo el inicio. A partir de ese momento “los osos” tomaron el control de un mercado que, años después, tocaría fondo en torno a los 40 puntos (una caída cercana al 90%).

La explosión de la bolsa de valores y el posterior crack sirvieron para que el economista americano Ralph Nelson Elliott comenzara a estudiar los vaivenes de los precios basándose en la antigua Teoría de Dow (precursora del análisis técnico).

Años después del crack bursátil, en la primavera de 1934, Ralph publicó algunas de sus conclusiones. Más tarde, en 1939, el principio de las Ondas de Elliott salió a la luz con doce artículos publicados en la revista Financial Word.

Pero su teoría no despegó hasta un tiempo después. Robert Prechter fue el responsable de su expansión, gracias a la publicación del libro Principio de las Ondas de Elliott (1978).

El principio de las ondas de Elliot es uno de los métodos más utilizados por los traders e inversores de todo el mundo. Y como buena “teoría de predicción”, no le faltan seguidores ni detractores.

¿Qué son las Ondas de Elliott?

En esencia, y de forma muy simplificada, Elliott afirmaba que los movimientos de los mercados financieros no son aleatorios sino que siguen un patrón de ondas, de ahí el nombre de su teoría.

Según este economista, la evolución del mercado en forma de olas u ondas se repite una y otra vez, independientemente del tipo de mercado reinante. Este criterio o patrón aparece tanto en tendencias alcistas como en bajistas.

Es decir, según Elliott los mercados son predecibles.

Pero, a diferencia de otras técnicas, la teoría de las ondas de Elliot es compleja y difícil de aplicar en el día a día, de ahí la importancia de seguir una buena formación de trading.

A continuación te mostraré en qué consiste y cómo interpretarla.

indicador ondas de Elliot

Guía básica para comprender la teoría de las ondas de Elliot

Al grano: ¿cómo entender las Ondas de Elliot?

Principio básico

Según Elliott, los mercados se mueven en ocho ondas:

  • Cinco ondas en la dirección de la tendencia (impulsos).
  • Tres ondas en dirección opuesta (correctoras).

Las cinco primeras se identifican con números: 1, 2, 3, 4 y 5; las tres segundas con letras: a, b y c.

Fíjate que en ningún momento he hablado de alcistas ni de bajistas.

¿Por qué?

Porque las Ondas de Elliott son aplicables en ambas direcciones. Da igual que los toros (alcistas) o los osos (bajistas) tengan el control del mercado en ese momento.

teoría de las ondas de elliott

 

Los ciclos de Elliot (temporalidades)

El patrón anterior es básico y cíclico, se repite sin cesar.

Pero para comprender y aplicar la Teoría de Elliot es necesario conocer los horizontes temporales. Son la brújula que nos permite operar con éxito en los mercados.

Elliott los divide del siguiente modo:

Gran superciclo: comprende décadas o centurias.

Superciclo: se forma en años o décadas.

Ciclo: abarca entre uno y varios años.

Las temporalidades anteriores permiten hacer una composición de lugar en el largo o muy largo plazo. En espacios más cortos Elliott utiliza estos otros ciclos.

Ciclo primario: entre unos meses meses y un año.

Ciclo intermedio: de semanas a meses.

Ciclo menor: Semanas.

Ciclo minute: Días.

Ciclo minuette: Horas.

Ciclo subminuette: Minutos.

Como ves, todo está pautado.

Para comprender esta teoría correctamente tendrás que visualizar los gráficos como enormes puzles o rompecabezas.

Porque las ondas se subdividen en ondas de menor tamaño. Dentro de las ondas de un gran superciclo encontrarás ondas menores y así sucesivamente.

Este patrón puedes identificarlo tanto en gráficos de velas semanales o mensuales (ciclo, superciclo o gran superciclo) como en velas diarias, horarias y de minutos (temporalidades inferiores).

Por tanto, es una técnica apta tanto para traders de corto plazo como para inversionistas o “holders”.

Características de cada onda

Si has llegado hasta aquí deberías saber que el mercado se mueve en forma de olas identificables con números y letras.

Cada una de ellas merece un breve análisis.

Onda 1: por lo general la primera onda de Elliot es corta en extensión y en duración. Marca el inicio de la tendencia.

Onda 2: corrige a la anterior pudiendo llegar a taparla por completo (corrección del 100%), pero nunca cae por debajo de ella. Lo más frecuente es que la onda 2 alcance un 60% de la onda 1.

Onda 3: suele ser la de mayor amplitud, por lo general supera a la onda 1 en un mínimo de 1,618 veces (Fibonacci) y nunca puede ser la más corta de las ondas impulsivas.

Onda 4: en esta ola es habitual que se formen figuras chartistas como triángulos y banderines. No debe romper el techo de la onda 1. Puede ser complicada de identificar por el ambiente optimista (o pesimista) que por lo general reina en el mercado.

Onda 5: marca el agotamiento del movimiento. Con frecuencia, en este punto los indicadores y los osciladores técnicos dan las primeras señales de corrección. Suele ser más corta que la onda 3.

Onda a: indica el comienzo de la pauta correctora. Al inicio de esta onda surgen los primeros traders que intuyen y operan el patrón corrector del movimiento principal.

Onda b: el bajo volumen suele ser el mejor indicador para identificar esta onda. Supone una corrección de la onda a. Al igual que ocurre con la onda 4, es difícil de identificar.

Onda c: supera siempre a la onda a, con frecuencia de forma amplia. En este fase, el ambiente del mercado es “turbio” y confuso. Aparecen las mejores señales de compra o venta, acompañadas, por lo general, por divergencias en indicadores y osciladores.

recuento ondas de Elliot

Reglas de la Teoría de Elliott

Tres reglas deben cumplirse.

  • Primera: La onda 2 no puede caer por debajo de la onda 1.
  • Segunda: La onda 3 no puede ser más corta que las ondas 1 y 5.
  • Tercera: La onda 4 nunca alcanza a la onda 1.

Pero aquí vienen los primeros matices.

Hablamos de términos como “nunca puede caer por debajo…”, “nunca puede ser más corta…” o “nunca alcanza…”.

¿Hay excepciones?

Para los puristas no, pero en la práctica suele haberlas.

La mayoría de operadores toman como referencia el cierre de la vela para dar validez al movimiento. De este modo, la onda 4 podría caer puntualmente por debajo de la onda 1 siempre y cuando el cierre se realice por encima.

Guías para interpretar las olas u ondas

Además de lo anterior, debes tener claras las siguientes indicaciones o guías a la hora de identificar correctamente las ondas de Elliot.

Similitud o semejanza: para poder considerar una onda como tal, y compararla con otra, es necesario que mida al menos un tercio (33%) de la precedente. Este criterio debe cumplirse tanto en el precio como en el tiempo. Si no se cumple, el movimiento se considera menor (onda inferior).

Alternancia: al comparar ondas del mismo tipo (2 y 4; a y c) es necesario que sean diferentes en tiempo, precio o intensidad. Es decir, para dar validez a la pauta de Elliott esas ondas deben ser diferenciables en al menos un apartado.

Igualdad: entre las tres ondas de impulso una debe ser significativamente mayor que el resto. Por lo general, suele corresponder con la onda 3. De este característica nace la regla o guía de la igualdad que afirma que las dos ondas no extendidas tienden a la igualdad en precio o en tiempo.

Además, con frecuencia los retrocesos coinciden con los ratios de Fibonacci 38,2%, 50% y 61,8%. Estos conocidos retrocesos son probables tanto en el precio como en el tiempo.

¿Las ondas de Elliott se cumplen con precesión, tal y como indica la teoría?

No, ni mucho menos.

Elliott identificó en sus investigaciones que los movimientos de los precios, aunque predecibles, tendían a desviarse ligeramente de su teoría tanto en el tiempo como en la amplitud.

En otras palabras: las ondas pueden alargarse o acortarse más de lo que señala el “patrón ideal” de Elliott. Son las conocidas como “dilataciones”, y no están mal, forman parte de la propia teoría del economista americano.

Ayudas para traders e inversores: el oscilador Elliott y el indicador de Zigzag

Para ayudar a detectar e interpretar los patrones ideados por Elliott han surgido dos herramientas interesantes.

Oscilador Elliott (Elliott Wave Oscillator)

Este oscilador está presente en la mayoría de plataformas, aunque suele ser de pago. Eso no le resta utilidad, al contrario.

El oscilador de Elliott funciona en todos los horizontes temporales, tan solo hay un requisito: debe contener un mínimo de 100 a 150 velas para que su formación y lectura sea correcta.

Su principal uso se centra en identificar la fuerza o la debilidad de las ondas, siendo especialmente útil para operar las ondas de tipo 3. También es muy interesante para detectar divergencias de fin de movimiento, los conocidos como suelos o techos.

Indicador de Zigzag

Este indicador facilita la lectura de las ondas de Elliott. Suaviza los precios y permite trazar pautas. Muy útil, sobre todo para los ojos menos entrenados.

El Zigzag es un indicador versátil. También permite visualizar posibles puntos de inflexión y de cambio de tendencia.

Los argumentos de los críticos con la teoría de Elliott

¿Imaginas lo que ocurrió cuando Ralph Nelson Elliott afirmó que los mercados se podían predecir y, por tanto, operar con éxito?

Dos cosas: se ganó admiradores, pero también una horda de críticos.

Para dar validez, o no, a una teoría hay que escuchar a ambas partes. ¿Qué afirman los más críticos con las Ondas de Elliott?

Las críticas se centran en que la versión de Elliott es contrapuesta a la hipótesis del mercado eficiente que viene a decir, en palabras llanas, que no hay forma de saber lo que va a ocurrir con los precios.

La crítica central se centra en que si la teoría fuera buena, todos los inversores la llevarían a cabo haciendo inútil la predicción de Elliott.

Es importante señalar que estos críticos no solo atacan a esta teoría sino que son contrarios a cualquier otra técnica de análisis técnico.

¿Funcionan las ondas de Elliot? Mi opinión

Si cuesta encontrar el patrón de Elliott en gráficos pasados, imagina lo que supone proyectar las ondas a futuro.

Se necesitan meses de experiencia para realizar y proyectar recuentos de ondas según la teoría Elliot.

Pero la práctica hace al monje y el estudio concienzudo del mercado hace al trader.

En mi opinión, las ondas de Elliot tienen plena validez hoy en día. Son una forma de mirar al mercado sin añadidos. Y esos añadidos (indicadores, osciladores…) son los que complementan el rompecabezas dando forma a un todo.

Curiosamente, la efectividad de Elliott parte de su subjetividad y gran complejidad de interpretación.

Si todos los operadores supieran interpretarla con precisión su utilidad sería nula, tal y como indica la hipótesis del mercado eficiente.

Pero no, no es una técnica sencilla que podamos poner en marcha en un clic. Un trader novato rara vez acertará con el patrón de Elliott, necesitará formarse y curtirse en los mercados para identificar estos patrones.

¿Funciona Elliot?

En mi opinión, y en la de miles de traders, sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6/6
Este número es indicativo del riesgo del producto, siendo 1/6 indicativo de menor riesgo y 6/6 de mayor riesgo

Entre un 74-89% de las cuentas de inversiones minoristas, pierden dinero al negociar CFD. Debe considerar si puede permitirse perder su dinero. La CNMV ha determinado que los CFD y Forex son productos difíciles de entender y non son adecuados para los inversores minoristas debido a su complejidad y al alto riesgo que conlleva.