Tema 9

Administración del Capital

 

 

Sección 1: Introducción

 

Hemos sido cuestionados muchas veces por gente que busca los secretos para operar exitosamente en el mercado bursátil, y nuestra respuesta ha sido siempre la misma: si hay un secreto para operar exitosamente, debe ser guardar el equilibrio entre tener un buen sistema, un plan de administración del capital y estar psicológicamente preparado. Cada uno de estos aspectos es igualmente importante y cada operador debe pasar algún tiempo estudiando cada uno de ellos.

Usted no puede conducir un coche con un neumático pinchado, o quizás pueda, pero seguro que no irá muy lejos. Lo mismo pasa con la operación del mercado, usted no irá muy lejos si no se esfuerza lo suficiente en cada uno de estos aspectos.

Revisaremos cada uno de los aspectos importantes de la operación del mercado a través del programa de entrenamiento, pero por el momento dedicaremos esta lección a la Administración del Capital.

Probablemente ha escuchado de algunos operadores del mercado logrando enormes ganancias en esos concursos de operación organizados por algunos brokers. ¿Qué tipo de Administración del Capital es esa? NINGUNA.

Para lograr una ganancia de, digamos, 100% al mes un operador debe considerar poner en riego un porcentaje similar para obtener estos resultados. Y afrontar este tipo de riesgos sólo puede llevarnos a vaciar nuestra cuenta tarde o temprano. Usted no puede depender de ese tipo de metodología cuando se quiere hacer de la operación de los mercados algo más que un hobby, porque el riesgo de ir a la ruina es demasiado alto.

Lo que los organizadores de estos concursos no le dicen es el número de operadores que acabaron con sus cuentas en dichos eventos y este número puede ser tan alto como para llegar a los millares (de los cuales estos brokers logran grandes ganancias). Sólo hacen públicos los increíbles resultados que algunos afortunados operadores obtuvieron (y uso la palabra afortunados porque nunca verá al mismo operador dos veces en el pódium), se lo garantizo.

Cuando operan de esta manera es sólo cuestión de tiempo que sufran grandes pérdidas, que estas perdidas superen a las ganancias y finalmente terminen fulminando su cuenta. En este punto, el operador se encontrará devastado tanto financiera como emocionalmente y créanme cuando digo que ponerse de nuevo en pie y recuperarse de este golpe es algo difícil de hacer.

Afortunadamente, éste es precisamente el propósito de la Administración del Capital (AC): eliminar el riesgo de ir a la ruina. Teniendo un plan de Administración del Capital usted está asegurándose de poder tener operaciones el día de mañana, la próxima semana, meses y años siguientes.

La AC no debe confundirse con la Administración del riesgo y de la posición (trailing stops, posicionamiento del stop loss y nivel de toma de ganancias, añadirle lotes a una posición, etc.) AC responde sólo una pregunta: ¿Cómo de grande debe ser mi posición (trade size o tamaño de la posición) en mi próxima operación? Y esa es justo la pregunta que vamos a resolver en esta lección.

Esta lección está estructurada de la siguiente manera:

Sección 2: Todo Acerca de la Administración del Capital, en esta sección vamos a revisar los aspectos básicos de la administración del capital.

Sección 3: Martingale y Anti-Martingale, todas las técnicas de la AC siguen estos dos enfoques, veremos cual es mejor para operar en el mercado bursátil.

Sección 4: Un Contrato por Cada $XXXXX, es la técnica más fácil de AC.

Sección 5: Fracción Fija, una técnica que incrementa el tamaño de la posición cuando la cuenta aumenta en valor y disminuye el tamaño de la posición cuando decrece la cuenta en valor.

Sección 6: Segura y Optima f, técnicas de AC desarrolladas por Ralph Vince que nos dice que siempre hay un tamaño de posición óptimo para cada operación.

Sección 7: Razón Fija, una técnica de AC que toma mucha ventaja del incremento geométrico del tamaño de la cuenta.

Sección 8: Dos Conceptos Importantes de la AC, estos dos conceptos tienen un rol muy importante en la AC.

 

 

Sección 2: Todo acerca de la Administración del Capital

 

Antes de revisar los diferentes tipos de Administración del Capital, debemos tratar de entender ¿por qué es recomendable usar un plan de AC?, ¿Cuándo debe ser la AC puesta en práctica? Y otras cuestiones importantes.

¿Qué es la AC?

Como anteriormente mencionamos, la AC no se trata de añadir lotes a una posición, coger pérdidas o ganancias parciales, trailing stops, etc. todo esto es sólo parte de un tema distinto llamado Administración del Riesgo y de la Posición. La Administración del Capital se refiere únicamente a determinar qué porcentaje de la cuenta estará en riesgo en la siguiente operación.

¿Por qué usar la Administración del Capital?

Al final del día, la AC es el aspecto más importante de la operación en cuanto a pérdidas y ganancias se refiere. Este aspecto puede incrementar sus ganancias considerablemente.

Pongamos el siguiente ejemplo:

El siguiente es un escenario hipotético en el que usted logra una serie de ganancias consecutivas:

Si usted tuviese una racha de 38 operaciones que dieran como resultado un saldo positivo, ¿preferiría usar la Administración del Capital? Yo lo haría, se trata de casi $100,000 de diferencia entre los dos enfoques.

La Administración del Capital permite que su capital crezca geométricamente, pero al mismo tiempo limita sus pérdidas. Fíjese en el siguiente ejemplo, el mismo escenario hipotético aplicado a una racha de operaciones perdedoras.

Arriesgando 3% en cada posición.

Después de 33 operaciones sin usar un plan de Administración del Capital, solo habrían quedado $1,000 en su cuenta. Esto es una pérdida del 99%. De otra forma, usando el esquema que incluye AC, después de 33 pérdidas consecutivas el balance de su cuenta sería $35,599, una pérdida del 63%.

Las diferencias son evidentes; la Administración del Capital permite que su capital crezca geométricamente y al mismo tiempo reduce el riesgo de ir a la ruina.

Otra razón importante para considerar usar un plan de Administración del Capital es el hecho de que no todos las operaciones son ganadoras. Los mejores sistemas de trading son correctos sólo alrededor del 60% o 70% del tiempo. Por cada 10 posiciones, habrá 3 ó 4 que culminen con números rojos. Si no aprendemos a afrontar riesgos controlados podríamos terminar en la ruina perdiendo sólo 3 o 4 posiciones de cada 10.

¿En qué tipo de estrategias debería usted aplicar la AC?

En pocas palabras, en todo tipo de estrategias. Debe ser aplicada cuando se realizan operaciones intradía, scalping, operaciones a largo plazo, y cualquier tipo de enfoque de operación del mercado. Si usted opera en el mercado bursátil sin importar el activo en el que desee abrir una operación usted debe tener un plan de Administración del Capital.

La AC le proporciona ayuda sin importar que tipo de estrategia esté usted usando, si hace operaciones basado en rompimientos, siguiendo la tendencia del mercado o en contra de la tendencia, la AC le ayudará.

¿Cuándo debo empezar a usar un plan de AC?

Ahora mismo. Debería haber empezado con su última posición. Recuerde que la AC es una técnica sumamente útil que le ayudará a aumentar sus ganancias (incrementándolas geométricamente) pero también le ayudará a controlar sus pérdidas minimizando el riesgo de ir a la quiebra. No importa el tamaño de su cuenta, cuánto tiempo lleva operando en el mercado o si usted está operando una cuenta demo, usted debería comenzar a usar un plan de Administración del Capital ahora mismo.

Muchos operadores exitosos señalan la AC como el aspecto más importante de la operación en los mercados. Si practica la AC le ayudará a alcanzar el éxito más rápido o a evitar fracasos devastadores. 

 

 

Sección 3: Martingala y Antimartingala

 

Básicamente, existen dos enfoques en los que la mayoría de las técnicas de Administración del Capital se clasifican: Martingala y Antimartingala.

Martingala

Esta teoría dice que mientras el balance de la cuenta disminuye, el tamaño de la posición debe aumentar. Este es un enfoque muy popular entre los apostadores. El principio básico es que mientras la cuenta sufre pérdidas la capacidad de recuperarla es mayor.

Pongamos el ejemplo del juego de cara o cruz. Después de tres caras consecutivas existe una buena posibilidad de que el siguiente resultado sea cruz (aunque en realidad cada uno de los resultados es estadísticamente independiente). Un apostador apostaría entonces $100 a que el próximo resultado es cruz. Si este resultado en realidad fuera cara, apostaría entonces $200 a que el siguiente resultado es cruz. Y el apostador continuaría doblando el tamaño de la apuesta hasta que el resultado fuera cruz.

Una de las principales debilidades de esta teoría es que no considera que cada evento sea totalmente independiente del otro. En otras palabras, cada intento tiene el 50% de probabilidades que den como resultado cruz sin importar cuantas caras se hayan obtenido anteriormente.

Otra debilidad (aplicada directamente a los operadores del mercado) es que el capital no es infinito. En una serie de 100 intentos, existe una pequeña probabilidad de que 11 consecutivos sean cara. Si el jugador estuviera apostando por la cruz y del 3er intento en adelante estuviese duplicando cada vez su apuesta, la última apuesta sería de $25,600 (si hubiese empezado con $100). 

Lo mismo se aplica para la operación en el mercado. Imagine un operador con una cuenta de $100,000. Empezaría arriesgando $1,000 en la primera operación y doblaría el tamaño en cada operación subsiguiente.

Después de seis pérdidas consecutivas, su balance en la cuenta sería de $37,000, y necesitaría arriesgar $64,000 en su siguiente operación. Para hacer esto, necesitaría fondos adicionales.

Anti-Martingala

Este enfoque es exactamente lo opuesto al enfoque Martingala. Su teoría indica que conforme la cuenta incrementa su valor, el tamaño de la operación debe también aumentar; y cuando la cuenta disminuye en balance, el tamaño de la operación debe también disminuir. El principio básico de este enfoque es permitir el crecimiento geométrico del balance de la cuenta cuando se presentan operaciones exitosas consecutivas, y al mismo tiempo, limita las pérdidas en los periodos difíciles.

Este enfoque tiene mucho más sentido. Cuando usted se siente más confiado en una racha positiva, usted hace operaciones más agresivas, y durante los periodos de pérdidas consecutivas cuando usted se siente menos seguro, el riesgo que afronta en la operación también decrece.

De este punto en adelante, sólo consideraremos el enfoque anti- martingala.

El único problema de este enfoque es que sufre de lo que es llamado apalancamiento asimétrico. Esto implica que durante los periodos de pérdidas, la capacidad de recuperar lo perdido decrece.

Imagine una cuenta de $100,000. Si arriesgamos digamos el .2% en cada operación, después de 5 operaciones con pérdidas consecutivas nuestra cuenta tendría un balance de $99,039.21 (una pérdida del 9.60% de la cuenta). Sin embargo, para poder regresar al punto de partida necesitaremos un incremento del 10.62% del nuevo balance de la cuenta.

Espero haberlo convencido de que usar una técnica de Administración del Capital incrementará sus posibilidades de tener éxito. Al usar AC usted se acercará más a su propio éxito.

Las siguientes técnicas de AC caen dentro del enfoque Anti-Martingala:

1. Un lote por cada $XXXXX

2. Fracción fija

3. Segura y Óptima f

4. Razón fija

 

 

Sección 4: Un Lote por Cada $XXXXX

 

Esta es la técnica más simple y también la más usada. Esta técnica simplemente establece que el operador debe arriesgar un lote por cada $XXXX en su cuenta.

Imagine un operador que abre una cuenta con $50,000 y decide operar con un lote por cada $10,000 en su cuenta. En su primera transacción operará con 5 lotes. Este operador sólo abre posiciones con el EUR/USD y usa un stop loss de 20 pips y un nivel de toma de ganancias de 60 pips en cada operación. Si el operador pierde su primera posición, su cuenta tendrá un balance de $49,000 (20 pips valen $200 cuando se hacen operaciones de lote estándar, 20 pips x 5 lotes = 100 pips = $1,000). De otra forma, si gana su primera posición aún operaría con 5 lotes porque su cuenta tendría un balance de $53,000 (60 pips x 5 lotes = 300 pips = $3,000) requeriría entonces $7,000 más en ganancias para operar con 6 lotes.

Si enfrentara una racha de pérdidas de 8 operaciones, su cuenta tendría un balance de $43,400 en contraste con los $42,000 que tendría de no haber utilizado la Administración de Capital. De otra manera, de haber tenido una racha positiva de 8 operaciones ganadoras consecutivas, tendría $77,000 en su cuenta, a diferencia de los $74,000 que tendría si no hubiera utilizado ninguna técnica de AC.

*Se dice que un operador no utiliza ninguna técnica de Administración del Capital cuando arriesga la misma cantidad sin importar el balance de su cuenta.

Afortunada o desafortunadamente la operación real no siempre es así, de manera que una secuencia de pérdidas puede ser como el siguiente ejemplo:

Y la secuencia ganadora, como sigue:

Como puede ver, la diferencia es muy notoria en el escenario ganador, puesto que al usar la Administración de Capital el balance continúa creciendo geométricamente.

Cuando estos resultados se comparan en un periodo largo de tiempo, la diferencia es mucho más notoria. La diferencia en el escenario ganador es de $3,000 solo en 13 operaciones, pero ¿Cuál sería en una muestra de 130 operaciones? ¿Podrá ser $30,000? En el escenario de pérdidas, la diferencia es de $1,400, ¿Podrá ser $14,000 en una muestra de 130 operaciones?

 

 

Sección 5: Operaciones con Fracción Fija

Esta técnica de AC establece que un operador debe arriesgar un porcentaje fijo del balance de la cuenta en cada operación. La ventaja más grande de esta técnica es que usted puede cambiar los parámetros de acuerdo a su perfil de riesgo. Por ejemplo, un operador conservador podría usar 1% o incluso 0.5% de riesgo por operación. Mientras que los operadores con un perfil más agresivo podrían asumir hasta el 5%. Los parámetros pueden cambiar dependiendo de qué instrumentos financieros o divisas opere.

Por ejemplo, supongamos que usted sólo opera con dos divisas, la libra y el euro. Usted también sabe que la libra es más volátil que el euro, y por tanto, está dispuesto a arriesgar menos en las operaciones con libras que en las de euros. De la misma manera, usted busca arriesgar menos del 2% en su operación. En este caso, usted podría elegir los siguientes parámetros.

Riesgo por operación de EUR/USD = 1.25%

Riesgo por operación de GBP/USD = 0.75%

De esta manera usted puede mantener el riesgo conjunto por debajo del 2% y los parámetros están configurados de manera que usted incremente su probabilidad de tener ganancias.

Regresando a la cuenta de nuestro operador, observemos los resultados obtenidos de rachas de pérdidas y ganancias:

En el escenario perdedor no existe mucha diferencia. Cuando no se usa ninguna técnica de AC el balance habrá decrecido $8,000 mientras que cuando lo usamos hubiese aumentado en $7,462.

Recuerde que esta es sólo una muestra de 8 operaciones.

Lo que es interesante acerca de esta técnica es la diferencia que observamos en las ganancias. Cuando no se utiliza ninguna técnica de AC la cuenta presenta un balance de $74,000. Y en el caso en que la técnica de AC fue usada, la cuenta presenta un balance de $79,692. Esta diferencia de $5,692 es sólo en 8 operaciones, imagine lo que podría hacer por usted en 100 operaciones.

Pero tal y como discutimos anteriormente, la operación real no es como en este escenario. Para el mismo escenario de pérdidas analizado anteriormente, los resultados son los siguientes:

La diferencia entre estos dos enfoques es sólo de $14.9. Tome nota sin embargo de que mientras más operaciones consideremos, los resultados usando esta técnica serían mucho mejores que sin usar la AC en absoluto. Pongamos como ejemplo la siguiente  secuencia (mismo escenario repetido tres veces):

Cuando no se usa ninguna técnica de AC el balance final de la cuenta es de $35,000 mientras que cuando se aplica esta técnica tendríamos un balance de $36,414.

Ahora, para el escenario de ganancias consecutivas, los resultados son más evidentes:

Usando el mismo número de operaciones que en el ejemplo anterior, los resultados son muy interesantes. Cuando no se aplica ninguna técnica de AC, tenemos $119,000 de ganancias mientras que usando la técnica de Operaciones con Fracción Fija las ganancias se elevan hasta $189,209 con la misma secuencia de operaciones!!! Una diferencia de casi $70,000 Esto es lo que la AC puede hacer por cada operador.

 

 

Sección 6: F óptima y F segura

 

Estas técnicas de Administración del Capital fueron desarrolladas por Ralph Vince y establecen que existe una fracción óptima que produce mejores resultados para cualquier conjunto de operaciones.

La F óptima puede tener efectos fenomenales cuando se trata de ganancias, pero puede también tener un efecto desastroso cuando se trata de las pérdidas.

La técnica de la F Segura es sólo una variación de la F Óptima.

El principal punto en contra de esta teoría es que la función óptima se obtiene de un conjunto determinado de operaciones, resultados históricos. En otras palabras, hubieran producido excelentes resultados en esas operaciones en el pasado, lo cual implica que no necesariamente tendrán los mismos resultados en el futuro (operaciones que están todavía por realizar).

Realmente no nos dicen cuanto arriesgar en nuestra próxima operación y es por esta razón que no examinaremos más este par de técnicas.

 

 

Sección 7: Razón Fija

 

Esta técnica fue desarrollada por Ryan Jones. Su principio básico es que la relación entre el número de lotes operados y las ganancias requeridas para incrementar a un lote adicional deben permanecer fijas.

Esto significa que si la AC requería $5,000 en ganancias operando con un solo lote para aumentar a dos lotes, entonces requeriría $10,000 en ganancias operando dos lotes para incrementar el tamaño de la operación de dos a tres lotes.

Esta metodología usa una variable; la que Ryan Jones llama delta. Esta variable determina que ya sea conservadora o agresivamente la AC es aplicada. Mientras es menor el delta, es más agresiva la AC. Y viceversa, mientras mayor es el delta, más conservador el enfoque. La fórmula para calcular los niveles en que el operador debe incrementar el número de lotes operados se calcula de la siguiente manera:

Monto Requerido Previamente + [# de lotes * delta] = Nivel en el que el operador debe incrementar el número de lotes.

Por ejemplo, en una cuenta de $50,000, una delta de $5,000 y operando con un sólo lote: $50,000 + (1 * $5,000) = $55,000 Esto quiere decir que cuando la cuenta llegue a $55,000 deberíamos incrementar el tamaño de la operación de un contrato a dos.

El cálculo siguiente comienza con $55,000

$55,000 + (2 * $5,000) = $65,000 Lo que implica que cuando la cuenta llegue a $65,000 deberemos incrementar el tamaño de la operación de dos a tres lotes.

Y así sucesivamente.

¿Qué pasaría con nuestras ganancias en una racha de operaciones ganadoras con diferentes deltas?

Tomemos el nivel de ganancia fijo en $3,000 en una cuenta de $50,000.

Pero, ¿qué pasaría si pasamos por una racha negativa antes de realizar una operación exitosa? Tendría los mismos resultados que si no usáramos ninguna técnica de Administración del Capital. Ryan Jones no considera esta posibilidad y por tanto no menciona qué debe hacerse en estos casos.

Lo mejor que uno puede hacer al presentarse esta situación es usar otra técnica de AC. Por ejemplo, podríamos utilizar la técnica de operaciones con fracción fija, pero tan pronto como se recupere lo perdido, operar de nuevo con el enfoque de razón fijo.

En cualquier caso yo prefiero operar arriesgando un porcentaje (x) en base al capital disponible en cuenta. Es decir, por lo general arriesgo entre un 0.25% hasta un máximo de un 3% por operación dependiendo de las probabilidades de éxito de esa operación en concreto, (no siempre arriesgo lo mismo). Este enfoque nos permite incrementar el tamaño de nuestras operaciones a medida de que vallamos obteniendo beneficio y reducir el tamaño de las operaciones en el caso de entrar en una racha perdedora. De este modo nos permite aumentar los lotes en las secuencias ganadoras y disminuirlo en las perdedoras.

Ahora veamos los resultados usando la misma secuencia de operaciones con la que evaluamos las técnicas discutidas anteriormente:

Como puede verse, los resultados con los dos deltas son los mismos, y la causa de esto es que la técnica de razón fija nunca permite aumentar el número de lotes operados con ninguno de los dos deltas usados.

Ahora veamos lo que sucede con una racha de operaciones positivas.

La evidencia habla por sí sola. Usando un delta de $5,000 el balance final es de $98,000 y con un delta de $10,000 el balance final sería de $89,000. Compare los resultados contra los $73,000 obtenidos sin usar ninguna técnica de AC.

Hemos estudiado hasta este punto varias técnicas de Administración del Capital, pero ¿cuál es la mejor?

Depende de cada operador. Algunas técnicas son excelentes para controlar el riesgo, y algunas otras para maximizar las ganancias. Así que realmente depende de usted elegir que técnica usar y qué parámetros utilizar.

De lo que estamos seguros es que utilizando una técnica de Administración del Capital pone las probabilidades de su lado. Por el contrario, no utilizar ninguna técnica de AC pondría a cualquier operador en una situación difícil y minimizaría sus posibilidades de triunfar en este negocio.

 

 

Sección 8: Dos aspectos importantes que deben considerarse.

 

La primera cosa que usted necesita considerar es el Factor Riesgo Beneficio. Esto se refiere a qué estamos arriesgando y qué queremos conseguir con cada operación. En los ejemplos anteriores, hemos usado un (FRB) de 3:1, lo que significa que por cada dólar arriesgado en una operación se está dispuesto a ganar tres dólares. Pero hablaremos con más detalle de esto en la siguiente lección.

El segundo punto que usted debe tener en consideración es el valor esperado de un sistema. La AC asegura que usted podrá seguir operando mañana y permite que sus ganancias crezcan geométricamente, pero no puede convertir un sistema perdedor en uno ganador (esto sería convertir un sistema con un valor esperado negativo en uno con valor esperado positivo).

La fórmula para calcular el valor esperado de cualquier sistema es:

En donde:

PG = Promedio de ganancia por operación en términos de $

PP = Promedio de pérdida por operación en términos de $

P = La probabilidad de ganar cualquier operación.

Tomemos como ejemplo el siguiente sistema:

Sistema basado en cruces de MA (Moving Average). En una muestra de 100 operaciones, la siguiente información se obtiene:

Número de operaciones = 100

Operaciones ganadoras = 62

Operaciones Perdedoras = 38

Promedio de ganancia por operación ganadora = $800

Promedio de pérdida por operación perdedora = $600

El valor esperado de este sistema se puede calcular de la siguiente manera:

Este sistema tiene un valor esperado positivo. Mientras mayor el número, mejor el sistema.

Por otro lado, un resultado negativo implicaría que el sistema tiene un valor esperado negativo y ninguna técnica de Administración del Capital lo puede convertir en un sistema ganador. Lo único que la AC puede hacer por un sistema así es limitar las pérdidas.

Índice

previous arrow
next arrow
Slider